atracones

El  atracón se  refiere al consumo ansioso excesivo e incontrolado de mucha cantidad de uno o más alimentos para saciar su hambre o reducir la ansiedad. Es cierto que este comportamiento de manera oportuna no representa un gran riesgo para la salud del organismo, sin embargo cuando se vuelve recurrente e imparable, tiene una enorme influencia en el aumento de peso  , además del estado emocional de la persona que lo padece.  Tiende a sentirse culpable después de hartarse. Si necesitas algunos consejos que te ayuden a  evitar los atracones , llevar una dieta saludable y mantener tu peso ideal, presta atención a los que te mostramos en este artículo.

Pasos a seguir:

1. La mayoría de las veces, los  atracones no tienen  nada que ver con el hambre, sino que son el resultado de un estado mental específico en el que se siente ansioso, estresado o nervioso. Por tanto, la primera medida para evitar atiborrarse fuera de horas o cuando no lo necesite, es  mantener el control  e intentar modificar ese estado de ánimo para combatir, en definitiva, la ansiedad por la comida.

Para empezar, será útil cambiar tus emociones realizando actividades que te distraigan y te generen sensaciones agradables, salir a caminar, reunirte con tus amigos, ir a eventos, leer un libro, pasar tiempo en familia. Todo lo que te haga sentir bien y cómodo te ayudará a combatir esa ansiedad que te lleva a comer en exceso.

2. Asimismo, realizar  actividades relajantes  o disciplinas que te ayuden a canalizar tus nervios como el yoga, Pilates o Reiki, también te ayudarán a estar menos ansioso al final del día, además de favorecer tu descanso nocturno.

Si estas disciplinas no son lo tuyo, intenta realizar cualquier actividad física que te guste, porque el  ejercicio  es ideal para calmar la ansiedad, liberar endorfinas y tensión, algo que además de ayudarte a mantener el control frente a los atracones, beneficiará a tu salud en general y te permitirá definir tu figura.

3. Es importante que  analices cuándo durante el día  sientes la necesidad de darte un atracón, para que puedas anticipar la situación y mantenerte fuerte evitando la tentación. Piensa si la necesidad de atiborrarte de comida se produce a media tarde, antes de irte a dormir o en medio de la noche e intenta cambiar tus hábitos y lo que sueles hacer en ese momento para evitar esa ansiedad momentánea.

4. Una de las medidas más efectivas que se pueden tomar para  evitar los atracones  es reducir en gran medida el acceso a ese alimento o tipo de alimento que te lleva a perder el control y sucumbir a la tentación. Para ello, es importante que revises tu lista de la compra, excluyas de ella aquellos alimentos ricos en calorías que quieras picar entre horas y, por el contrario, compres  alimentos saludables. De esta forma, cuando vayas a la nevera o los armarios en busca de algo para comer, no encontrarás alimentos que no debas consumir en exceso, como dulces, chocolates, snacks, galletas, tartas, dulces, refrescos, etc.

5. Otro elemento fundamental es seguir una dieta equilibrada e  ingerir 5 comidas al día  en pequeñas porciones, así reducirás tu apetito y no tendrás que estar picoteando entre  comidas  o atracones repentinos porque tienes hambre. Además, es recomendable que dediques suficiente tiempo a comer (entre 20 y 30 minutos) masticando lentamente la comida y disfrutando de la comida; con esto te sentirás más saciado y evitarás pasar hambre. Si quieres saber qué otras alternativas pueden funcionar para reducir tu apetito, consulta los  consejos  del artículo Consejos para eliminar el hambre.

6. Estas son algunas de las  indicaciones  que los nutricionistas profesionales   recomiendan a sus pacientes para combatir los antojos de alimentos y controlar su peso:

  • Prefiere  los carbohidratos complejos: estos se digieren más lentamente que los carbohidratos simples y ayudan a mantener estables los niveles de azúcar. Por eso, en lugar de dulces, bollería o alimentos azucarados, es mucho más saludable comer, por ejemplo, un cuenco de avena, cereales integrales o pasta.
  • Come verduras crudas: algunas verduras que se comen crudas como la zanahoria o el apio ayudan a reducir la ansiedad al liberar la tensión de la mandíbula y son ideales para mantener el peso.
  • Aumentar el consumo de omega 3: los alimentos ricos en omega 3, como el pescado azul, las semillas o los aceites vegetales, regulan la producción de cortisol que es la hormona relacionada con el estrés y te protegen de trastornos como la depresión.
  • Consume más vitamina C: este nutriente es esencial para reducir los niveles de estrés, pero también para mantener fuerte el sistema inmunológico.

Si a pesar de seguir todos estos consejos y hacer un gran esfuerzo no puedes evitar los atracones –que se dan de forma continuada– y sientes que tienes una relación muy dependiente con la comida, entonces debes  buscar ayuda psicológica y ponerte en manos de los profesionales de la nutrición para Ayudarle a superar este problema y cuidar su salud.

Este artículo es meramente informativo, aquí no tenemos la potestad de prescribir ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Lo invitamos a consultar a un médico en el caso de presentar algún tipo de condición o malestar.

Leave a Reply